El core, nuestro centro de gravedad

En artículos anteriores he hecho referencia al papel del diafragma en el deporte, (y en la vida), a los estabilizadores de cadera pero no he mencionado todavía una estructura compuesta y compleja como el core, también crucial no solo en rendimiento deportivo sino también en la prevención de lesiones.

Y bien… ¿qué es el core? ¿es tener un six pack definido?  ¿un estabilizador de la parte baja de la espalda? 
En yoga el Core integra los cuatro primeros chakras energéticos convirtiendole en un sistema muy potente, energéticamente hablando y a muchos niveles, no solo de rendimiento sino también emocional, interviniendo en nuestro “self” o seguridad.

El core representa nuestro centro de gravedad y nuestro centro, en mayúsculas!

Visualmente funciona como una caja rectangular que contiene las vísceras abdominales y pélvicas. En la parte superior está el diafragma, en los laterales están las costillas, los músculos abdominales y el cuadrato lumbar;  y en la base está nuestro suelo pélvico, tan delicado en las mujeres, pero cuidado! También en los hombres.

El Core es suficientemente estabilizador como para proteger los órganos vitales que contiene así como flexible para dotar de movilidad a toda la estructura y a nuestra columna; que no olvidemos, está diseñada de forma perfecta para moverse en todas las direcciones y dimensiones y ser el núcleo de nuestra “fuerza”, otra cosa es que dejemos que se oxide.

En resumen, el core está formado por las estructuras que de alguna manera contienen nuestro poderoso yo, el diafragma, los músculos paravertebrales o musculatura profunda de la espalda, el conjunto de músculos abdominales y transverso, suelo pélvico y psoas.

En su papel lo vemos como estabilizador del tronco, protagonista (secundario después del propio diafragma) en la respiración y oxigenación de tejidos, estabilizador de la pelvis y suelo pélvico además de todos los procesos que intervienen en la digestión y procesos emocionales.

Cuando descuidamos el core, y por ende alguna de las estructuras que lo componen, vemos problemas asociados a la estabilidad lumbar y del suelo pélvico; léase lesiones o dolor en forma de lumbalgias y ciáticas, problemas de suelo pélvico sobretodo en mujeres que pueden producir incontinencia, prolapsos, dolores, y también en los hombres, interfiriendo en el buen funcionamiento de la próstata, libido y erección.

Cuando descuidamos el core, y por ende alguna de las estructuras que lo componen, vemos problemas asociados a la estabilidad lumbar y del suelo pélvico; léase lesiones o dolor en forma de lumbalgias y ciáticas

Y dicho sea esto, compartir que estoy en una batalla interna de coger la bici o salir a correr,  debatiendome entre la pereza y las ganas cada vez que baja el termómetro, llueve o hace un viento del demonio, y que muchos sois una inspiración y fuente de ganas para darle duro.

Buen Invierno y gracias a tod@s los que entrenais duro apesar de las condiciones por la motivación! Nos leemos en el 2020.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *