Alertas que no indican que el nivel de estrés es alto o muy alto

Un article d’Adela Alabama

En el artículo anterior decía que si tuviera que escoger el músculo principal del cuerpo elegiría el diafragma.

Y si tuviera qué elegir el segundo? Pues diría que los flexores o estabilizadores de la cadera.

La mayor parte de las actividades que realizamos diariamente únicamente implican la flexión/extensión de estos músculos: andar, correr, conducir, montar en bici, trabajar sentad@s…

El cuerpo, generando adaptación a este movimiento de flexión/extensión con el fin de volverse más eficiente al mismo, va acortando los músculos estabilizadores o laterales de nuestras caderas.

La rotación externa e interna de esta, está limitada por el glúteo medio y el glúteo menor, músculos abductores que funcionan como estabilizadores, pero también por los abdominales oblicuos, el tensor de la fascia lata,  el cuádriceps lateral y la banda iliotibial.

Todo este grupo muscular es, además, uno de los puntos principales de acumulación de estrés; físico, y emocional, que afecta a deportistas y a sedentari@s, incluso en mayor medida.

Es fácil identificar tensión en los rotadores de cadera, muchas veces en forma de dolor en la espalda lumbar, ciática, dolor en la cara interna de los muslos, cuello, hombro derecho y en algunas de las molestias de la rodilla.

“Cuando detectamos estás alertas probablemente nuestro nivel de estrés sea o ha sido muy alto”

Una vez más, a través del yoga no solo somos capaces de trabajar el alargamiento de estos músculos a través de las posturas, si no que además, de forma paralela, actuamos sobre otro de los factores principales: el control de la respiración y la reducción del estrés, devolviéndole calma a la mente, y al cuerpo.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *