La tendència del ‘realfood’

Lucía Barca fisioterapeuta, infermera esportiva i coach nutricional de Menorca Trainers ens parla d’aquesta “nova” tendència en nutrició.

Què són els realfooders?

Se define como un movimiento y estilo de vida que se basa en comer comida real y evitar productos ultraprocesados.

En quines idees es fonamenta aquesta tendència?

Para luchar contra los procesados la mejor arma es visibilizar la comida real. Esa es la idea del movimiento #realfood, una de las últimas tendencias nutricionales que arrasan en Instagram.  Su creador es el nutricionista Carlos Ríos, promueve un estilo de vida que se basa en comer comida real y evitar productos ultraprocesados, el objetivo de esta iniciativa divulgativa es pelear contra los mitos y los conflictos de intereses presentes en la alimentación.

Què volem dir exactament quan deim menjar real, no tot el menjar és real?

El término se ajusta a aquellos alimentos mínimamente procesados o cuyo procesamiento industrial no haya empeorado la calidad de su composición ni interferido negativamente en sus propiedades saludables. Si procesamos un alimento añadiendo azúcar, sal, harinas no integrales, aditivos, aceites vegetales refinados, etc. lo empeoramos, lo convertimos en un producto ultraprocesado.

Se trata de consumir productos frescos, aprender a elegir procesados saludables y evitar los ultraprocesados camuflados.

 

 

La distinción la encontramos en la etiqueta, la comida real suele llevar menos de cinco ingredientes y generalmente solo lleva uno, que es el propio alimento (plátano, lechuga, sardina, patata, garbanzo, etc.)

Per tant, això també va de trancar mites. Segons aquesta tendència hi ha aliments processats que també són saludables (si ho són mínimament)

Dos grandes mitos centran la divulgación de realfood:

El primero, afirma que los alimentos reales pueden ser insanos por llevar más grasas saturadas, colesterol, azúcar, etc. y el segundo que trata de hacer creer que los productos ultraprocesados son buenos “con moderación” o porque son “ricos en vitaminas” “bajos en sal y grasas” “light”, etc. 

Y es que, ni alimentos reales como el huevo o el plátano podrán ser dañinos -no se crean aquellas campañas que los atacan: contienen muchos más nutrientes que forman un alimento completo con todas sus propiedades beneficiosas-, ni los ultraprocesados serán sanos de ningún modo, aunque obviamente el exceso incremente la posibilidad de sufrir efectos negativos en nuestro cuerpo.

En resumen, consumir productos frescos, aprender a elegir procesados saludables y evitar los ultraprocesados camuflados, y dedicar tiempo y esfuerzo a la cocina están a la orden del día en realfood. Una manera de convencernos diariamente de que aplicar los consejos nutricionales de siempre es a la vez saludable y atractivo.

Escolta l’entrevista a Feim Kilòmetres

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *